ENTREVISTA! Verónica Gómez Vergagni.

¿Cómo están los amigos de las hadas? 
¿Listos para una entrevista genial?

Seguimos conociendo más amigos de LEA (Literatura de Escritores Argentinos). Hoy los invito a pasar un buen rato con la autora de Cuentos de Vero humor...


¡¡Bienvenida a Creo en las hadas, Vero!! Muchas gracias por regalarnos un ratito de tu tiempo. Nos gustaría que te presentaras con toda esa gracia y buena onda que te caracteriza… ;)

V: Bueno, para empezar, “Yo creo en las hadas” se los juro, no vaya a ser cosa que por no manifestarlo suspendas la entrevista antes de contestar la primera pregunta. Me llamo Verónica Virginia Gómez Vergagni, acuso cuarenta años, aún mi cabello tiene su color castaño natural, pero ya estoy planeando un platinado con tres mechoncitos de colores diferentes para los setenta. No, no estoy loca, ya les dije que creo en las hadas, eso debería ser suficiente para ustedes, porque saben muy bien que los que no creen en ellas son los que tienen serios problemas. ¿Decía? Virgo/Libra, Conejo, me gustan las ciencias humanísticas, estudié un tiempo filosofía hasta que decidí que mi vocación real no era la de ser profesora y opté por ser autodidacta. Mis lecturas son muy variadas pero por sobretodo LIBRES. Soy dependiente de algo, del café, y el brownie de chocolate me puede. Ah, sí, sí, soy escritora.

Mmm… ¿se podría decir que sos muy lectora o nada que ver? ¿Qué libros/autores han dejado su marca en tu vida?

V: Creo que habría que ponerse de acuerdo en cuántas lecturas por mes o año son necesarias para ser muy lectora. Conozco personas que todos los días buscan un momento para leer, comúnmente por las noches. Si ése es un ejército, a mi me robaron las botas. Digo, ni leo todos los días, ni rápido excepto que me apasione una trama cosa que no me sucede a menudo. Soy de las que leen varios libros a la vez con grandes pausas intermedias, tengo un archivo donde anoto en cuales páginas me detuve en cada uno.
Mm, voy a pensar esto de la marca de los autores... se me figura amplio lo que abarca así que voy a tomarlo como viene a mi mente, por el lado de la emoción. En primer lugar María Elena Walsh, teníamos sus libros en casa pero además en la escuela, en segundo grado, nos leyeron en clase gran parte de “Dailan Kifki” y le guardo un amor insólito a ese libro. Otra marca pero sufrida fue leer “Mujercitas” y “Mujercitas se casan”, de Louisa M. Alcott,  fue un golpe bajo lo de la hermana menor de las cuatro, y terrible que Laurie, bueno, ¡¡no se casara con Jo!! ¡Dónde se ha visto! En serio, me sentí re-mal. Y no continué con “Hombrecitos”, tomen nota los escritores de sagas, algunos no soportamos mucha frustración. Luego, no sé que otros autores mencionar ahora mismo, quizá algún libro de filosofía, cuando vas madurando necesitás darle vueltas a algunos temas espirituales. Creo que en mi vida las marcas no se las debo precisamente a los libros.

Vero, ¿recuerdas cómo/cuándo arrancan esas ganas de volcar al papel tus ideas?

V: Tengo poca memoria infantil pero recuerdo que ya a los siete años decía que quería ser escritora. ¿Qué noción podía tener de lo que significaba? Mi familia siempre nos regaló muchos cuentos e historietas a mi hermana (mayor) y a mí. Cuando dormíamos en casa de mi abuela materna, ella siempre nos contaba cuentos antes de dormir, estos eran improvisados y bastante entretenidos, con los años explicó que muchas eran travesuras de sus hermanos y había muchas porque ellos eran doce hermanos. Supongo que hay herencia genética, a algunas tías abuelas también les gustaba la escritura y a mi madre también solo que no pasó de ser un pasatiempo. Pero ojo, también creo probable la teoría de la reencarnación y persistencia de una vocación a través de muchas vidas.
¿Cuándo las ganas concretas de volcar al papel? En la infancia, sí, jugando, tengo por algún rincón un librito que armé con tapitas de cartón.

Has publicado dos maravillosos libros de cuentos. ¿Cómo describirías tu proceso de escritura? Me intriga saber si los tienes mucho tiempo dando vueltas por la cabeza o si enseguida se te ocurre la idea y la anotas, etc.

V: Toda regla tiene excepciones pero en general no escribo sin un plan, una idea general de lo que quiero transmitir. Esto no quiere decir pensar la trama completa, sino simplemente un eje o un objetivo. Hay un par de cosas que a mí me gustan mucho, una es la crítica social, otra es jugar con el discurso, entonces podría ser que vea en la calle algo que me enoja y me diga voy a resaltar esta actitud de algún modo, o que leyendo o escribiendo se me ocurran giros lúdicos en el lenguaje o el relato, entonces al tomar consciencia de ello puedo decir voy a emplear esta técnica en un cuento y luego pienso qué necesito o encaja en esa idea. Las ideas creativas a veces llegan y a veces no, tengo bloqueos como casi todos los escritores.
Habitualmente necesito pensar varios días antes de escribir un cuento corto. Pero una vez que tengo clara la idea el texto fluye con naturalidad y anoto cualquier idea espontánea, luego ya vendrá el tiempo de corrección y/o autocensura.
Quiero agregar que las fuentes de inspiración son infinitas por lo que claro, también tomo notas de frases que oigo, ideas del momento o hasta sueños.

Todos los cuentos son independientes entre sí o hay un hilo conductor. ¿Con qué nos vamos a encontrar?

V: Los cuentos son independientes entre sí, y muy diferentes entre sí, los hay muy intelectuales, otros sencillos, otros de entretenimiento llano (lo que para mí es llano que a veces puede tornarse complejo para otros porque demanda atención en la lectura). Me gusta mucho la fantasía, la ciencia ficción, así que hay un poco de todo. ¿Con qué se van a encontrar? Con algo que definitivamente no esperan y los va a sorprender. A menudo la gente subestima al humor, por lo que si se dice que algo es gracioso entonces pasa a ser una pavada. Este prejuicio cae rotundamente al leer cosas como “Mafalda” ¿verdad? Bueno, en mis cuentos también hay muchas verdades para reflexionar, muchas veces como metáforas. El humor puede surgir en diferentes formas, básicas o elaboradas. Con mis libros podrán entretenerse un buen rato y si les apetece, quedarse pensando un poco después.

Cuando decimos “cuentos” y “humor” podemos imaginar que tus historias no tienen edad pero, ¿a qué público piensas que están dirigidos?

V: Para explicar esto me gusta la comparación con dibujos animados como Los Simpson, porque puede vérselos y tener un entendimiento solo de la generalidad de la acción (lectores niño-jovenzuelos) o se puede tener un entendimiento más completo, apreciar la acción a la vez que a las aristas intelectuales, muchas veces irónicas(lectores adultos con instrucción). Para apreciar mis cuentos completamente el lector debe poseer una cultura media, sin embargo algunos de los cuentos son sencillos y pueden ser comprendidos en buena medida por los niños que gustan de las lecturas.

Y para las hadas curiosas también, ¿no? ;)
Muchas veces es inevitable dejar un pedacito del autor o su entorno en las obras, ¿qué opinás? ¿Hay algo “muy tuyo” en estos cuentos?

V: A las hadas les encantarían mis cuentos porque son muy traviesas y tendrían motivos para reír. Tengo una amiga que me conoce hace décadas y dice que hablo tal cual escribo, y debe ser cierto porque se ríe tanto si me lee ¡como si me escucha!... ¿algo muy mío? Todo ¡Soy terrible!

Para que nos den más ganas de conocerlos… ¿nos regalarías un fragmento?

V: Ok, de Cuentos de Vero Humor, “El rincón adulto”
“Un día vinieron los extraterrestres, los altos, los bajos, los lindos, los feos, vinieron
todos. Nos dijeron que venían porque teníamos que cambiar nuestra forma de vida
pero que debíamos tranquilizarnos y actuar normal. Lo intentamos. Estábamos paseando
en la lancha de Rodolfo y al principio pensamos que las voces venían del puerto, que
eran una especie de broma. Luego vimos las naves, nueve bastante cerca y otras
muchas entre las nubes. Empezamos a mirarnos entre nosotros para verificar que
estábamos cuerdos y sobrios. Las voces dijeron que liberarían a los humanos de la faz
de este Planeta y los recluirían en hogares tipo, del tipo que le gustaba al tipo que
movía los hilos en un planeta cercano. Nos dijeron que si hacíamos buena letra nos
darían más de un crayón, que confiáramos en ellos y no borráramos con el codo lo que
escribíamos con la mano. También nos dijeron que crearían reservas para nuestros
animales y que tenían reservas respecto a dejarnos tomar más de un jugo de naranja en
la mañana. Esto afectó mucho a Rodolfo...”

¿Nos vas a sorprender con alguna novela o definitivamente preferís los cuentos? También me gustaría conocer tu opinión acerca del fenómeno de las “sagas o libros autoconclusivos”.

V: Bueno, con esta entrevista podría escribir mi primera saga, jaja, pero parece que les ha tocado en suerte leer el gran tomo de la entrevista completa. Puede ser que los sorprenda con una novela y en el mismo acto me sorprenda a mi misma. Me siento a gusto con los cuentos, logro decir lo que quiero y despegar antes de cansarme de los personajes o la trama. Tiendo a escribir más diálogos que largos pasajes descriptivos. Ello me llevó a escribir obras de teatro (aun sin estrenar) pero esto mismo me da confianza a la hora de pensar en desarrollar una novela. Debo confesarles que últimamente me estoy rodeando de muchos escritores de sagas de aventuras y siento una especie de contagio (estoy a pasitos de convertirme en una esponja, en Bob Esponja probablemente) lo cual me preocupa porque si mañana todos se tiran al río, jajaja, no, no, no me voy a tirar, pero una novelita...
 “Sagas o libros autoconclusivos” parece una competencia que no debería ser tal, la elección es subjetiva tanto para los lectores como para los escritores. Lo que suscita polémica es que pareciera haber un fenómeno que sería el surgir en muy poco tiempo de muchos escritores de sagas, modalidad no tan acostumbrada entre los escritores argentinos. Esto algunos lo vemos como una moda e intentamos buscar una razón, allí es donde uno podría extenderse demasiado con hipótesis, digamos que algunas rondarían el tema dinero y otras la admiración por el talento de quienes se han destacado como escritores de sagas. Aunque francamente, si nos ubicamos en la realidad de Argentina es poco probable aspirar a conseguir fortuna con una saga así que bien podríamos apostar por la admiración a autores extranjeros de sagas, pero seguimos necesitando un por qué, ¿por qué ahora? Quizá sea que el conocimiento de esos autores admirados  sea consecuencia de una moda extranjera motivada sí, por causas económicas. Esta no es una afirmación, sino tan solo una sospecha, es un tema muy complejo donde la visión de uno solo no puede estatuirse en estudio sociológico.

De músico, poeta y loco, todos tenemos un poco. ¿Cómo definirías a un escritor? ¿O qué representa para vos escribir…?

V: Yo pienso que un escritor, como todo artista, es alguien con necesidad de comunicarse. El por qué mejor se lo dejo a la terapia psicoanalítica de cada quién. Pero caramba, quiero darte esa cuota extra romántica que vivifica al mundo hádico. Más allá de interpretaciones del inconsciente, a mí me pasa que escribir me da felicidad, amo las letras, pasearme por sus contornos, es hasta difícil de describir el disfrute, pero es pleno, es grande, es hermoso, es el Bien, lo Bueno, es Amor. A este amor se le suma la gran satisfacción que me da saber que mis lectores pasaron momentos gratos con mis escritos. Allí quizá aparece la palabra Arte, escribir para mí entonces representa un arte que amo manifestar.

Por último, este es tu espacio para que nos cuentes lo que quieras y/o les dejes un mensaje a los lectores.

V: Un elefante se balanceaba sobre la tela de una araña... Piensen en eso.
Si desean seguir mis pasos en las letras pueden sumarse a mi página en facebook : https://www.facebook.com/pages/Cuentos-de-Vero-Humor
¿Y pensaban que no les iba a dejar un mensaje? “Heal the world, make it a better place”(Sanen al mundo, hagan de éste un lugar mejor) ya lo dijo Michael Jackson pero inténtenlo en serio che.
Me sentí muy a gusto con tu cálida entrevista Ada, ojalá haya sido del agrado de los habitantes del bosque, los saluda Vero.

De nuevo, ¡¡muchísimas gracias por dejar tu huella en Creo en las hadas!! Invitamos a todos a dejarse envolver por este torbellino de humor y creatividad…



¡¡MG si crees en las hadas!!
¡Nos leemos!





Redacción de las preguntas

de la entrevista: Vani Rodríguez.

1 comentario:

  1. Buenísimaaaa!!! Una de las mejores entrevistas!! ;)
    Muchas gracias por darle espacio a los autores de LEA!!! Besos!!

    ResponderEliminar

¡¡Gracias por comentar!! *_*

Cursores